Críticas

Ignasi Henderson, foto

La flauta elocuente
por Lisa Kong
The Straits Times, 19/12/89

Una multitud considerable se dió cita con sus mejores galas en el Victoria Concert Hall el pasado martes para una velada musical con el flautista nacido en Barcelona, Ignacio Henderson.

Nacido en España, el viaje a Singapur del músico de 29 años de edad (para visitar a su tía paterna, la señora Chong Jin Wee, esposa del Jefe de Justicia de Singapur), se convirtió en una buena oportunidad para un concierto de recaudación de fondos.

Cerca de 150,000 dólares fueron recaudados para la Home Nursing Foundation, el Henderson Senior Citizen’s Home y la St John’s Ambulance Brigade.

El acompañamiento de piano fue proporcionado por el músico profesional Shane Thio y Fiscal General de Singapur, Tan Boon Teik.

Uno de los mejores momentos de la noche fue Fantaisie Pastorale Hongroise para flauta y piano, de Franz Doppler, con sonidos suaves, limpios de Henderson, que maneja los movimientos rápidos muy firmemente.

El Temasek Ensemble, un grupo de cuerdas local, hizo su aparición mediante la apertura de la segunda mitad del programa con el encantador Concerto Grosso de Arcangelo Corelli.

El conjunto también brindó el acompañamiento para el trabajo final, el Concerto in G Major para flauta y orquesta de Mozart, que el flautista interpretó de manera sensible y enérgica.

Después de una noche de música “celestial y etérea”, ya era hora de bajar a la tierra para una audiencia cálida y agradecida, entre los cuales estaba el padre del flautista, el conocido artista de Hong Kong, Gerard Henderson.

* Artículo original:

The eloquent flute

//////////

Artista hace alarde de su futuro
por Tim Wilson
South China Morning Post, 1985.

En un recital de flauta en el Ayuntamiento, el aspirante a artista Ignacio Henderson atrajo a un público muy especial.
Para ser un relativamente recién llegado al instrumento y a los conciertos, se trata sin duda de alguien que tiene un futuro y que debería ser observado cuidadosamente.

Originario de España, eligió una única obra de su compatriota, Eduard Toldrà, un grupo de piezas basadas en los sonetos de poetas catalanes.
Esta fue una pena ya que hay, de hecho, bastante variedad de música española para flauta, especialmente del siglo 20 y hubiera sido agradable escuchar una auténtica performance de una de las desafiantes obras de por ejemplo, Roberto Gerhard.

Así las cosas, el repertorio elegido, resultó ser profundamente característico de la ruta europea no obstante haber sido pintoresco en una especie de naturaleza alejada de la moda.

La sonata de Paul Hindemith siguió en un tono más abstracto.

Este esfuerzo por parte del gran maestro neo-clásico es un verdadero dueto, tal como el músico Manuel Sala (piano) dejó vibrantemente claro y es preciso tanto en su notación musical como en sus intenciones.

El Sr. Henderson mostró ser consciente de estos requisitos en todo momento, lo que nos demuestra que posee una verdadera comprensión de lo que se supone que debe escucharse.

Este tipo de maestría musical es poco común en un mundo donde existe una multitud de excelentes flautistas.

El programa concluyó con la habitualmente monumental Sonata in A Major de César Franck.

Esto es, por supuesto, una transcripción de la famosa obra de violín, autorizada por el propio compositor en uno de sus estados de ánimo más optimista.

En tanto como las características de sonido del violín y la flauta son casi diametralmente opuestos, el primero es bastante fuerte en el registro más bajo y más suave por encima, la última bastante punzante en los agudos y casi inaudible en sus puntos más graves y, en la medida en que la parte de piano está profusamente cargada de rotundas notas (aunque el señor Sala lo ha tenido artísticamente bajo control), este es un ejercicio que suele ser realizado únicamente por flautistas poseedores de una sonoridad excepcionalmente poderosa acompañada por un idéntico grado de audacia.

El Sr. Henderson aceptó valientemente el reto con un espíritu romántico que bien podría haber satisfecho el marco de referencia del siglo 19 de Franck.

Le deseamos lo mejor para sus próximos empredimientos en otras partes del mundo.

* Artículo original:

Artist flaunts his future

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *